Lectura del Evangelio

  • Domingo 11 de junio de 2017

    Evangelio según San Juan 3,16-18.

    Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna. 
    Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.» 
    El que cree en él, no es condenado; el que no cree, ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. 

Enterate